Fondos de Centro de Documentación "Pensar en Salud" (CeDoPS)

Instituto de Medicina del Trabajo

El 16 de julio de 1973 se creó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires el Instituto de Medicina del Trabajo (IMT). Se trató de un proyecto político sobre el campo de la salud con propósitos renovadores respecto de la relación vigente entre medicina, salud y trabajo que se implementó en la singular coyuntura de la intervención a las universidades nacionales durante el gobierno de Héctor J. Cámpora.

La particularidad del IMT fue el planteo respecto de “la participación activa de los trabajadores y sus organizaciones en el control de la salud, higiene y seguridad laboral”. En esta dirección se promovieron tareas académicas de investigación y acciónen asociación con algunos gremios destinadas a la capacitación de los trabajadores tendientes a socializar conocimientos relativos a la salud, seguridad e higiene del trabajo; se elaboraron una serie de convenios de investigación para conocer la condiciones de trabajo en algunas industrias y se estimuló la formación de “comisiones de control obrero de la higiene y seguridad” en cada empresa.

A través del protagonismo otorgado a los obreros en el control de su salud se puso en cuestión el criterio de medicina laboral hegemónico, el rol de los profesionales y técnicos, de la universidad y de la ciencia en su conjunto. En esta clave se desarrolló un discurso que opuso la medicina laboral ala “epidemiología del trabajo” que se promovía y que tuvo como trasfondo la crítica a la asistencia médica laboral como herramienta para garantizar la producción en beneficio de la empresa y la “mercantilización” de la salud de los obreros.Romper la dinámica de este entramado exigía la formación de nuevos técnicos y profesionales concientes y conocedores de los procesos de producción y trabajo, y críticos frente a la medicina laboral vigente. Esto se tradujo en cursos de capacitación para graduados en los cuales se impartieron asignaturas novedosas para la especialidad como “Psicopatía del trabajo” o “Historia crítica de la medicina del trabajo”.

La formulación del IMT resultó un ensayo crítico acerca de las condiciones que los trabajadores argentinos atravesaban en materia de salario y condiciones de vida en general, respecto del escaso interés que los problemas de salud habían despertado entre las organizaciones gremiales y sobreel abordaje médico científico disponible para analizar la problemática de la salud de los trabajadores. Un modo de superar las limitaciones fue la incorporación de diferentes perspectivas a la problemática de la salud obrera que permitieran una noción interdisciplinaria. De este modo, a pesar de su corta existencia la iniciativa impulsada desde la Facultad de Medicina logró plantear la cuestiónde la seguridad y la salud en el trabajo como un tema que excedió la disciplina médica y como una herramienta capaz de integrar a técnicos, profesionales universitarios y obreros. El resultado fue un discurso caracterizado por la centralidad de lo social en el proceso de salud/enfermedad que los trabajadores experimentaban.

La Universidad de Buenos Aires y el MIT
El escenario en el que se desarrolló el IMT estuvo señalado por la intervención de la Universidad de Buenos Aires a cargo de Rodolfo Puiggrós durante en gobierno de Héctor J. Cámpora y se extendió hasta los últimos meses del año 1974 cuando las acciones de persecución de la Triple A llegaron con intensidad a las aulas durante el gobierno de María Estela Martínez de Perón a cargo de la presidencia luego del fallecimiento de Juan Domingo Perón. En ese momento el aparato de represión sobre los sectores universitarios se institucionalizó con una nueva intervención en la UBA, esta vez bajo la gestión de Alberto Ottalagano.

El clima de conflictividad política no era reciente y tenía particular intensidad entre sectores universitarios, estudiantiles y obreros industriales que coincidieron a fines de la década de 1960 en su confrontación con el gobierno militar de Juan C. Onganía. La formación de organizaciones políticas armadas, tanto marxistas como de fuerte impronta peronista dio una fisonomía a las luchas político ideológicas hasta entonces poco conocidas en la arena de la política local. El gobierno improvisó una salida a la situación a través de un acuerdo con los partidos políticos y en particular con Juan Domingo Perón, impedido hasta entonces de regresar al país. Finalmente se produjo un nuevo llamado a elecciones que tuvieron lugar en los primeros meses de 1973 y dieron por resultado el triunfo de la fórmula peronistaCámpora-Solano Lima. Inmediatamente después de la asunción del nuevo gobierno las universidades nacionales fueron intervenidas por disposición del poder ejecutivo y se renovaron de sus autoridades.

Los sectores juveniles del peronismo de izquierda, en particular Montoneros, habían acompañado el proceso electoral y obtuvieron en la universidad uno de sus mayores espacios de influencia. Esta condición se prolongó luego de la corta gestión en el ejecutivo de Héctor J. Cámpora y encontró su límite una vez producida una ruptura y enfrentamiento con el gobierno de Juan D. Perón y Estela Martínez de Perón.

Luego de la intervención de la UBA, la Facultad de Medicina sufrió la renovación de autoridades poco de asumir la presidencia Cámpora. El cargo de delegado interventor primero fue ejercido por Tomás Andrés Mascitti luego reemplazado por Mario Testa hasta su renuncia en mayo de 1974. Durante los primeros meses de intervención de la UBA y sus facultades hubo diversos proyectos tendientes a generar modificaciones en la universidad en su conjunto. En la Facultad de Medicina se destacaron el IMT, el Instituto de la Madre y el Niño el Instituto de Patología Regional y el Instituto del Medicamento entre otros. Esto significó la incorporación de problemáticas que las nuevas autoridades consideraron urgentes e ignoradas por las políticas universitarias que los antecedieron.

Sobre el archivo del Instituto de Medicina del Trabajo
El archivo del IMT está compuesto por documentos escritos que hemos recuperado y por una serie entrevistas realizadas a sus integrantes. En el primer caso se trata del material que algunos de los miembros del IMT atesoraron y luego cedieron al CeDoPS. Esos materiales se digitalizaron y se ordenaron en forma de colecciones y dan cuenta de algunas de las tareas realizadas entre julio de 1973 y septiembre de 1974. Se destacan los convenios celebrados con sindicatos y otras instituciones, los proyectos y avances de investigación sobre las repercusiones que ciertas tareas producen en las personas que las realizan y de las publicaciones de la institución.Todos los documentos están disponibles para ser consultados.

Por otro lado se pueden consultar las entrevistas realizadas a miembros del IMT. En este caso se trata de fuentes producidas por el equipo de trabajo del CeDoPS entre 2007 y 2010 registradas tanto en formato audiovisual como sonoro. Para facilitar la accesibilidad a estos documentos se procedió a segmentarlos, procurando no alterar el relato de las personas entrevistadas pero garantizando que los recursos técnicos no resulten una limitación a la hora deconsultarlos. Vale aclarar que el tratamiento dado a los testimonios no ha sufrido intervenciones ni edición excepto cuando la confidencialidad establecida con el/la entrevistado/a lo ha solicitado.

La Cronología ha sido elaborada con la finalidad de ubicar sencilla y rápidamente la sucesión de acontecimientos y principalmente persigue señalar el ritmo acelerado que el IMT logró imponer a sus actividades en los últimos meses del año 1974.

©2019 Universidad Nacional de Lanús. Todos los derechos reservados